Hay miradas

Hay miradas,
que son aire fresco
para la vida,
llenas de nostalgias,
llenas de alegrías.

Hay miradas,
como ventanas del
alma que en silencio
gritan, que no se callan.

Hay miradas,
como tu mirada,
con esa chispa a la
espera de encender,
como esos tus ojos,
que la pasión no
pueden contener.

Y al amanecer,
ahí a tu lado,
provocaría tu ser,
para que sonrías,
para que esos bellos ojos
vuelvan a arder.

Hay miradas bonitas que,
junto con tu sonrisa, ahí,
uno se podría perder.

Hay miradas que tienen
fuego y miel,
y en tu mirada,
vale la pena
arder.

Se perdió ahí, en ella, y nunca más quizo volver

Luis Oscar
RaczoBlue

Anuncios

Esto es lo que hay.

Resuena el silencio
al fondo de la sociedad,
entre gritos desesperados
de personas que convulsionan
por conseguir todo,
sin esfuerzo de nada.

Retumban los destellos
de ignorancia,
aquellos que nacen
de los pensares
emitidos por los movedores
de masas,
esos que se jactan de ser
preocupados, y ocupados,
por esta triste sociedad,
pero se delatan,
los mueve la ambición
por algo que sienten,
se les va.

Y a esta sociedad que,
poco a poco
se vuelve más parca,
le espera una noche eterna,
llena de tonos grises
cultivados por años
de indolencias,
de culpas echadas a otros,
y esos otros a algunos más;
nadie se hizo cargo y
a nadie interesó,
hoy se hunde entre ríos de sangre
y aromas con sonidos de dolor.

De todo culpamos,
de poco nos responsabilizamos,
no pensamos pero hablamos,
opinamos en base
a una explosiva ignorancia
con iniciativa, el ego nos arropa
y deja ver lo pequeño que somos
y lo grande que nos consideramos,
dejando la estupidez de lado,
ahí, bajo la alfombra
para que no asome y
evidencie este letargo
que ensombrece el camino
que podría llevarnos a entender
que aquí, ayer y ahora,
sin responsabilidad,
sin asumir el parentesco
con aquello que nace
de nuestras acciones,
poco veremos, menos seremos,
y seguiremos ahí,
oscuros creyendo
que somos dueños
de la razón.

Hoy te dejo descansar,
la noche se nos va,
basta de escribir de razones,
de aquello que no termina
de sorprendernos,
seguiremos buscando
estrellas en el firmamento que,
al cuestionarlas,
en el eco de nuestras preguntas,
encontremos sus respuestas,
esas,
esas que con singular
alegría nos engañan.

P. D. Nos fuimos suicidando lentamente,
no teníamos prisa por partir,
pero estábamos convencidos que,
a nuestro paso,
todo debía morir.
Y así,
bajo esta premisa llena de estupidez,
el mundo falleció,
y desde el más allá,
de una forma bestial
y con un miedo atroz,
tan sólo nos quedó observar
y sonreír.

Nunca entendimos que el enojo
era con nosotros mismos.

Luis Oscar
RaczoBlue

…libre de ropas y de prejuicios.

Más candente que el sol,
Más sensual que un día lluvioso,
Encantadora que te ves desnuda, no sólo de cuerpo, sino de pensamiento, libre de ropas y de prejuicios.

Serena al caminar, pasó firme al desnudar, ves mis ojos, aquí estás, te sabes observada y por ello eres más sensual, tus detalles brisa son y tal cual la piel eriza y al verte caminar tu en tacones sólo estas, desnuda vienes, desnuda vas yo aquí te espero no queda más.

Desespero al saberte que tan cerca del cuerpo estas, mis instintos inquietas ya, tu destello y sexualidad con un toque candente de tus labios desencadenara la pasión que por horas albergada esta, y así, tu desnuda yo igual, seremos haciendo, construyendo orgasmos estamos ya, con caricias por aquí, por allá.

Luis Oscar
@raczoblue

El último aliento.

Voy a partir,
ya no seré en este mundo,
seré, para el universo un alma más,
navegando entre sueños y
nostalgias de aquellos
pocos que nos echaran
de menos.

Voy a volar,
dejar el cuerpo para poder avanzar,
navegando entre mis pequeños gustos,
montañas y mares,
atardeceres y en la nostalgia
de un amanecer extrañando esa
exquisita mezcla del aroma a café
y de tu aliento.

Voy a vivir,
después del último aliento caminaré
en las calles oscuras,
bajo la luna, tomado de la
mano de tu recuerdo,
seguro estoy, te buscaré,
para darte las buenas noches ahí,
en silencio y procuraré no hablar,
a pesar de, ya muerto,
seguir sintiendo.

Voy a extrañar,
de la vida tus bellos ojos,
el brillo que se encendía
cuando hacíamos el amor,
tu sonrisa al reencontrarnos día a día,
los instantes que hicimos eternos
al tomarnos de la mano y
la lucha cuerpo a cuerpo
para salir avantes
de la embestida que,
de repente, nos sorprendía.

Voy a cuidarte,
desde el cielo mismo seré tu guardián, y cuando el final llegue, voy a esperarte aquí, en el más allá, entre el mar y la cima de las montañas,
ahí, ahí nos volveremos a amar.

Luis Oscar
RaczoBlue

Café en la cama, 5:43…

Al despertar, él se queda admirandola,
se levanta a preparar café, regresa a la alcoba, el aroma a pasión inunda la habitación, sonríe mientras acaricia su cabello, ella, reposa en su pecho.

Se escucha el mar, esa música que acaricia los sentidos, que invita a caminar, a pensar, a recordar, a renacer, a vivir de nuevo a pesar de todo y de todos.

El camino está lleno de flores, él se detiene, gusta de provocar en ella aquello que más hermosa le hace ver, su sonrisa; los pequeños grandes detalles acarician el frío del alma y calientan sus inviernos.

Le invita a detenerse, a bajar la velocidad, la guardia; es necesario volver a sentir, ahí, donde el tiempo no transcurre, donde la brisa del mar los remojar, le invita a crear y escribir un nuevo andar, un nuevo principio sin final.

Al verla dormida, él pensaba ojalá las catarinas regresen a su mano y, con ellas, el brillo de su mirar, cuando las catarinas caminan en su piel, su niñez vuelve a aflorar; así es ella, llena de madurez sin perder el corazón de niña jamás.

El día termina, están frente al mar, los dos muy juntitos, no se quieren ya soltar, la música de sus corazones retumba al abrazados estar, así descansan ellos, a la orilla del mar.

P. D. Él, ahí estaba perdido, en el laberinto de su mirada, en la comisura de sus labios, en esa media sonrisa que eriza la piel, que electriza hasta el ¡alma!

Luis Oscar
RaczoBlue

En silencio, un nosotros.

Que la habitación se inunde
con esos exquisitos aromas
entremezclados,
el tuyo, el del café
y el olor del amanecer,
que el momento sea
endulzado por la comisura
de tus labios…
Al sonreir.

Y yo, yo perdido ahí,
entre tu mirada y tu sonrisa,
observando tus gestos,
tus movimientos,
admirando cada uno
de tus detalles,
corriendo el riesgo
de perderme ahí,
en ti.

Luis Oscar
@RaczoBlue

Foto: @rutsiee

Amor es:

Amor es,
bajar la guardia,
quedar expuestos,
tomarse de la mano
y caminar,
detener el tiempo
en momentos al andar.

Amor es,
desnudar el alma,
acariciar la mente,
provocar los labios y
sonreír.

Amor es,
en soledad, pensarte,
que los pequeños
grandes detalles me
lleven hacia ti.

Amor,
lo hacemos aún
sin desvestir.

Amor es,
que si acabó,
levantar las anclas
y partir.

Al final del día,
de la vida,
el amor es,
en ocasiones,
recordar y
revivir,
en otras,
olvidar para
no sufrir.

Amor es,
pararse frente
al abismo
y decidir,
contigo, o
sin ti.

Luis Oscar
@RaczoBlue

fotos: @rutsiee